dimecres, 14 de desembre de 2016

Casa Alegre de Sagrera (Terrassa)

La familia Sagrera, de procedencia campesina, emigró a Terrassa a finales del siglo XVIII.
Con los años se convirtió en uno de los linajes más prósperos de la villa de Terrassa. En 1768 Anton Sagrera i Casanoves compró varios centros en la calle de la Font Vella. Joaquim de Sagrera i Domènech, fabricante de tejidos de lana, héroe destacando la Guerra de la Independencia y alcalde (1820-1823) utilizó estos terrenos para edificar, a inicio del siglo XIX, su residencia.
Durante la Guerra del francés las tropas napoleónicas saquearon e incendiaron la casa, en respuesta a la clara posición antifrancesa de los Sagrera.
El auge de la mecanización industrial, la generalización del vapor y la electrificación por parte de empresarios locales de principios del siglo XX provocaron un cambio en la imagen y en las dimensiones de la ciudad. Terrassa pasa a presentar un perfil industrial con vapores y chimeneas.
A finales del siglo XIX Mercedes de Sagrera, heredera del linaje, se casó con el industrial textil vinculado a la oligarquía local, Francisco Alegre i Roig. Aportó al matrimonio la casa, muy deteriorada, la calle de la Font Vella. De esta manera se unían dos familias de la burguesía local, una poseedora de un apellido y tradición ilustre pero sin gran fortuna, y la otra, con prestigio en la economía y política locales y de considerable fortuna.
En 1911 se decidió reformar según un modelo ecléctico modernista de vivienda burguesa industrial de la época. El arquitecto municipal Melcior Vinyals Muñoz se encargó de esta reforma, que es la que se conserva actualmente.
La familia Alegre de Sagrera se emparentó con otros linajes industriales, como los Fontanals que, a partir de 1930, ocuparon el piso superior del inmueble.
Hasta los años sesenta del siglo XX se mantuvo como una de las familias más importantes de la ciudad. En ese momento se vieron afectados por la crisis del textil que provocó el cierre de su empresa, la Tarrasa Industrial (carretera de Montcada).
 En 1973, el edificio fue adquirido por el Ayuntamiento de Terrassa con la ayuda de la Caja de Ahorros de Terrassa.
Desde ese momento, tanto la casa como sus jardines, están abiertos al público.
El interior se habilitó para funciones expositivas de patrimonio local, ordenadas con un criterio puramente decorativo.











































2 comentaris:

  1. Magnífico reportaje de la Casa-Museo Alegre de Sagrera, de Terrassa. Estupendas fotografías, en particular las de las pinturas de Martínez Lozano, acuarelista barcelonés que vivió mucho tiempo en Terrassa y de quien tuve la fortuna de contar con su amistad. Felicidades, Llorenç y enhorabuena. Emilio López Pasca

    ResponElimina
    Respostes
    1. Moltes gràcies Emilio pel teu afalagador comentari, me n'alegro que t'hagi agradat.
      Espero veure't i comentar en una futura sortida fotogràfica amb el grup.
      Una cordial salutació i el desig d'unes BONES FESTES DE NADAL !!!
      Llorenç

      Elimina